OPINIÓN: El paso en falso de los Giants

Los Giants cometieron un error. Fue un error predecible que sucedió en cámara lenta. Ninguna oferta podía cambiar de parecer a los nuevos altos mandos de los G-Men. Tomar al corredor Saquon Barkley con la segunda selección global no merece aplauso, sino reflexión basada en evidencias. ¿Y qué dice la evidencia?

Los Jets inflaron el mercado, los Giants no lo aprovecharon.

Los New York Jets pagaron su sexta selección global y tres segundas rondas a los Indianapolis Colts para subir hasta la tercera posición global. Me pareció un precio excesivo, pero entendí la urgencia de los Jets por finalmente encontrar a QB franquicia.

Si eso costó la selección tres global, ¿cuánto hubiera costado la segunda selección global de los Giants? Nunca lo sabremos. Lo que sí se es que ningún corredor – NINGÚN corredor – vale una primera ronda y tres segundas rondas. Eso, como mínimo, fue el costo real que pagaron los Giants por su RB.  Barkley es el RB más caro en memoria reciente.

Aunque está de moda tomar a corredores temprano en el NFL Draft (Saquon Barkley #2, Leonard Fournette y Ezekiel Elliot #4, Christian McCaffrey #8, Todd Gurley #10), la realidad es que el juego terrestre cada vez importa menos en la NFL. Un estudio de eficiencia con datos de 2003 a 2012 concluyó que la eficiencia terrestre sólo explicó el 4.4% de la varianza en las victorias. Por su parte, la eficiencia aérea explicó el 62% de la varianza en victorias. Así se ven los datos usando una regresión linear. Notarán que los datos de pase se alinean mejor que los datos de corridas, de lo cual se deduce que es factor mucho más importante en las victorias.

Según Pro Football Focus, las cuatro características de corredores que más se correlacionan con las victorias son la calificación PFF en protección de pase, la eficiencia en bloqueo de pase, yardas por ruta de pase corrida y calificación PFF de recepción. En pocas palabras, un corredor influye en la medida en que contribuye al juego aéreo.

“¡Pero Saquon Barkley atrapa pases!”, dirán algunos. No mienten. Barkley tiene excelentes manos como receptor y condiciones atléticas endiabladas para castigar a defensivos en campo abierto. Sin embargo, ¿tendrá más influencia en el juego aéreo que un QB, un CB o un pass rusher (las posiciones más caras en la NFL)? Lo dudo.

Aún si correr fuera clave en la NFL faltaría ver si realmente existe diferencia entre la producción de un corredor de primera ronda y la de corredores de rondas posteriores. Según Ben Baldwin de FieldGulls.com, los corredores tomados en el top 20 de 2004 a 2017 (17 RBs) acarrearon el balón 18,991 veces y promediaron 4.2 yardas por acarreo. En ese mismo periodo, los equipos de la NFL han corrido 195,381 veces y promediaron… ¡oh sorpresa!, 4.2 yardas por acarreo.

La muestra es enorme y la evidencia indiscutible: tomar a un corredor top 20 no garantiza que producirá más por tierra que un corredor de segunda ronda en adelante. ¿Para qué pagar de más por un RB?

El Draft es para encontrar descuentos en posiciones clave, no pagar de más en posiciones de bajo impacto.

Vuelvo a citar a Ben Baldwin en este punto. ¿Recuerdan cuando los Dallas Cowboys tomaron al RB Ezekiel Elliot en lugar del CB Jalen Ramsey? Ramsey, la quinta selección global de 2016, costará 6.4 millones de dólares a los Jacksonville Jaguars en 2018. Esto lo convierte en el 26to CB en salario en la NFL, una ganga. Ezekiel Elliot, la cuarta selección de 2016, costará 6.9 millones de dólares en 2018 y será el 3er RB más caro. Los dos son jugadores estrella, ¿pero ¿cuál vale más según el precio de mercado de su posición? 

Saquon Barkley automáticamente se convirtió en el cuarto corredor más caro de la NFL y en el corredor con más dinero garantizado en su contrato actual. Mal negocio.

Si juegas fantasy football, lo sabes mejor que nadie: la posición de corredor es inherentemente frágil. Josh Hermsmeyer de Rotoviz concluyó, usando datos de 2009 a 2015, que el riesgo de lesión grave (cuatro o más semanas ausentes) era 24-31% mayor en corredores relevantes (top 70 en ADP) que en receptores relevantes (top 80 en ADP).

Lo he creído desde hace años: Eli Manning va de salida. El sistema de Ben McAdoo estaba diseñado para lanzar el balón rápido, lo cual disminuyó las yardas por intento de pase de Manning. También es cierto que perdió a sus receptores Odell Beckham y Brandon Marshall la temporada pasada. Sin embargo, hablamos del mismo Manning que fue reemplazado por Geno Smith, una decisión controversial y correcta que costó a McAdoo en un año fatídico en que pasaron de anotar 26.2 puntos por juego en 2015 a 15.4 puntos por juego en 2017. Hay pocas razones para pensar que Eli tendrá un tercer aire en el ocaso de su carrera. Los Giants hacen mal en fiarse de ello. Tomar a Kyle Lauletta de Richmond en la cuarta ronda es válido, aunque el salto de la FCS a la NFL es cuántico.

Los Giants difícilmente volverán a elegir tan alto en los próximos drafts. Haber gastado su oportunidad en un corredor, por más especial que sea, fue un proceso errado que seguramente emocionará a los fans pero no los acercará a un Super Bowl.

POR RODOLFO JACINTO (Twitter)

Un comentario Agrega el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.