OPINIÓN: Unos merecidos 30 millones de dólares

El QB mejor pagado de la NFL sigue sin ser el más talentoso o productivo de todos, sin embargo, Matt Ryan le regresó algo de honor y respeto a esta etiqueta en los últimos días.

Esta carrera por convertirse en el jugador con mejor salario en la historia de la liga sigue siendo uno de los focos de atención más grandes en cada offseason. Tan sólo en 2018, hemos tenido en el tope de la lista a Matthew Stafford, Jimmy Garoppolo, Kirk Cousins y actualmente a Ryan, después de que firmara una extensión por 30 millones de dólares anuales con los Falcons.

Y es que desde que Joe Flacco firmara aquella extensión millonaria en 2012, justo después de ganar el Super Bowl, el pasador mejor pagado no se determina ni por el talento, ni por la producción, si no por el tiempo y hasta por la suerte. Que si vienes de ganar el Super Bowl, que si eres el mejor agente libre en una clase bajita, que si eres la única opción decente que tiene el equipo en esos momentos.

En el caso de Ryan no se trata de estos factores, pues su nombre pertenece al segundo nivel de QB en la NFL, detrás de los Tom Brady y Aaron Rodgers, pero junto a los Ben Roethlisberger, Drew Brees, Philip Rivers. Ryan merece cada una de esos 30 millones de dólares que recibirá cada año, con todo y una constante crítica que existe hacia él en los últimos meses.

Ryan ha guiado a los Falcons a 7 temporadas ganadoras desde que llegó a la NFL hace 10 años, incluyendo dos viajes consecutivos a los Playoffs en las últimas campañas. El primero terminando en el Super Bowl LI y el segundo a una jugada de eliminar en su propia casa al que eventualmente sería el campeón de la NFL.

Estadísticamente Ryan también ha cumplido, con una temporada de Jugador Más Valioso en 2016 y sumando 79 TD en los últimos 3 años, 13 mil 360 yardas y 29 victorias como QB titular.

Ryan puso a los Falcons en la puerta de una victoria de Super Bowl, tomando una ventaja de 25 puntos ante los Patriots en apenas tres cuartos y no descartaría que Ryan eventualmente se ponga un anillo de campeón, pues está entrando a la etapa en su carrera en la que mentalmente domina el juego, mientras que la parte física todavía no lo abandona.

Atlanta hizo bien en convertirlo en el QB mejor pagado en la historia y en el primero en cobrar 30 millones de dólares por temporada, pues Ryan ha dado un paso importante en los últimos años y los Falcons tiene un roster que funciona a la perfección alrededor de la selección global #3 del Draft de hace una década.

Con el roster que tienen los Falcons de aquella temporada que casi termina con un campeonato y tras un buen Draft, Ryan y Atlanta se alinean para ser favoritos en una competida Sur de la NFC y no me sorprendería verlos como el primer equipo en la historia en jugar el Super Bowl en casa, en febrero del 2019.

POR JESÚS SÁNCHEZ (Twitter y Facebook)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.